TROLLS, HATERS, … Y EL COMPROMISO DE LAS INSTITUCIONES

En las campañas de comunicación en que se muestra compromiso con valores sociales, se debe tener un plan para abordar los ataques que van a recibir, potenciando y amplificando los apoyos a los mensajes positivos, más que ocultar críticas y borrar comentarios desagradables.

Entrevista a Miguel Angel Gonzalo, webmaster del Congreso de los Diputados

CARLOS ESTRELLA. La trayectoria profesional de Miguel Angel Gonzalo ha estado, desde sus comienzos, ligada a la gestión de la información pública: primero como documentalista y archivero del Congreso de los Diputados y, desde mediados de la década de los 90, en su papel de responsable de contenidos de Congreso.es. Continue Reading →

Los valores del Open Government

Mucho se ha escrito sobre los tres pilares sobre los que se asienta el desarrollo del Gobierno abierto: Participación, Colaboración y Transparencia.

El gran quid del asunto se asienta sobre el último de estos pilares/valores del open government. El impulso de la transparencia mediante la apertura de datos, que no por las leyes que se están impulsando actualmente quiere hacer hincapié en la recuperación de la confianza en la política por parte de la ciudadanía.

Pero gran parte de lo que se publica sobre gobierno abierto, concretamente un 55.25% de los contenidos publicados este último mes corresponden a “participación”, mientras la transparencia se ciñe a un 36,37% y la colaboración a un reducido 8,47%.

Los valores del ogov

 

Valores obtenidos con Cosmos para contenidos recogidos y analizados durante el mes de septiembre de 2013.

Asturias, Zaragoza y Andalucía por el open government

Estamos asistiendo a un auge en alza, de desarrollos normativos y administrativos, para la puesta en marcha de medidas de transparencia en la gestión de administraciones de diferentes niveles territoriales en España. Sin duda ello es síntoma de que va calando la necesaria filosofía que el gobierno abierto demanda en la política española.

Esta mes de marzo de 2013 hemos visto como se desplegaba primero, la Ordenanza de Transparencia Municipal del ayuntamiento de Zaragoza, en que se establecen claramente una serie de indicadores cuantitativos para la medición objetiva de su impacto en la vida de la ciudadanía de la capital aragonesa; y en TranspaAndaluciaoGovel que se desarrollan explícitamente sistemas de control y visibilidad para los contratos, convenios y subvenciones firmados, así como todo el tema relativo a presupuestos y rendición de cuentas a los órganos supervisores (no se dice nada sobre un sistema de supervisión del gasto corriente y de forma actualizada) y la gestión de altos cargos y retribuciones de los mismos en el ente local.

Sin duda este esfuerzo en gestión de la transparencia municipal ha de ser un ejemplo a seguir en el resto de los municipios españoles y especialmente en los que configuran la lista de los 25 más poblados de España, como ejemplo de claridad en la gestión.

Pero además la web del Principado de Asturias ha puesto en conocimiento ciudadano su nuevo Portal de Transparencia, en el que aparte de información institucional, dará a conocer los presupuestos y estados financieros de la comunidad autónoma, así como todo lo concerniente a licitaciones y contratos (incluyendo los menores, lo cual lo aplaudimos desde #oGov), y de especial relevancia todo lo concerniente a la ordenación del territorio y del medio ambiente.

Para lleva a cabo esta iniciativa, se basan en los artículos 9.2 y 23.1 de la Constitución Española o la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Estaremos expectantes, para ver como en los futuros meses el Portal va a adquiriendo dimensión y de cómo se realiza el tratamiento de los metadatos que origine para que se desarrolle un sistema de Open Data que vaya en consonancia con el sistema de gobierno abierto en ciernes que se vislumbra en Asturias.

Además, desde #oGov estamos pendientes sobre como se desarrollará el marco legislativo autonómico que se va a crear en Andalucía, mediante su Ley de Transparencia, en actual fase de desarrollo parlamentario, que sin duda puede y debe ser un marco referencial para entes regionales en España y la Unión Europea, sobre como gestionar sistemas de gobierno abierto con un marco jurídico propio.

Pero, no nos olvidemos, todo este marco digital y reglamentario no servirá de nada si no se impulsan acciones políticas y laboratorios políticos de gobierno abierto en el territorio que ayuden a hacer de este sistema un nuevo software cívico, que reinicie el sistema operativo de la democracia.

El largo camino hacia la Transparencia

En #oGov intentamos siempre estar al día de lo que acontece en cualquier entorno público de la filosofía del gobierno abierto, pero de vez en cuando conviene hacer un alto en el camino para realizar una reflexiónimposible profunda sobre lo que está ocurriendo.

Jamás hemos oído tantas veces la palabra “transparencia” de la mano de nuestros dirigente, más por susto que por convicción, porque si la quieren, lo único que hay que hacer es actuar: una nueva Ley Electoral, una nueva Ley de Partidos, una reforma del funcionamiento de las Cortes, una mejor “accountability” tanto política como social de nuestros representantes e instituciones, etc.

Es decir, se trata de dar pasos adelante, combinando un nuevo marco legal, una nueva forma de gestión y un nuevo relato de lo público. Estamos en un momento crucial en el devenir de nuestra, aún joven, democracia, y hay demasiadas alarmas encendidas en nuestra sociedad. Es tiempo de actuar.

Ahora bien, en el día de hoy, 6 de marzo de 2013,  han comenzado las jornadas sobre la Ley de Transparencia en Andalucía, que ya avanzó la creación de un Escaño 110, que está pendiente de desarrollo, y nos consta que es así. A estas iniciativas hay que sumar otras como las de Irekia o la legislación navarra, por citar unos ejemplos de los que ya hemos hablado en este blog. La cuestión es: ¿es esto lo que realmente necesitamos?, ¿o hay otros temas que debemos tratar con antelación?

La cuestión es simple: corremos el riesgo de crear una “burbuja” del oGov en España, antes incluso de que despliegue su verdadera intención, la de ser una filosofía, una nueva metodología de la gestión de lo público,  y lo más importante, ser el eslabón perdido de la verdadera democracia, la conexión entre ciudadanos y representantes, con una jerarquía horizontal, accesible y directa, a través de las conexiones online y las herramientas 2.0, pero sin olvidar las conexiones reales.

Para evitar esta posible “burbuja”, urge establecer una pedagogía de uso del oGov por parte de la ciudadanía, para que sepamos como gestionar una herramienta del siglo XXI de control ciudadano en la fiscalización de instituciones y partidos que siguen anclados en los sistemas de gestión del siglo XX. Este es un reto, que de no eclosionar, generará una tremenda frustración ciudadana, y lo peor; una oportunidad de reinventar la democracia desarrollando un sistema de gobernanza mediante un sistema de fiscalización constante de la ciudadanía.

Debemos evitar que el desarrollo de una postbrecha digital, asome y fagocite un sistema de gestión política que puede reactivar las relaciones entre la Política y la Ciudadanía. Este es el verdadero reto del gobierno abierto. La pregunta es: ¿somos tod@s conscientes de ello?

5 acciones para ser transparente en política

Sunlight Foundation

Sunlight Foundation ha publicado un post con 5 consejos de transparencia que los nuevos representantes políticos en Estados Unidos deberían tener en cuenta. Recoge actuaciones y ejemplos que ya se están llevando a cabo por parte de políticos en activo o gobiernos que en esto de la transparencia parece que lo tienen claro.

He adaptado los puntos a nuestro propio sistema y contexto.

  1. Libro de visitas online: De la misma manera que hay gobiernos o instituciones que publican quién tiene una visita o reunión, los representantes políticos deberían tener una agenda pública con los nombres de esas visitas (Libro de visitas de la Casa Blanca).
  2. Quién es quién en el equipo de los representantes políticos: La transparencia no suele ir más allá de los propios políticos, cuando esta es efectiva. No hay información sobre quienes trabajan para ellos por designación directa, si tienen la preparación adecuada para el puesto de trabajo que están realizando o los salarios que cobran (incluyendo dietas).
  3. Publicación de las preguntas recibidas por parte de la ciudadanía y las respuestas realizadas. Teniendo en cuenta los temas que por LOPD deban anonimizarse, son muchas las cuestiones que seguro llegan a nuestros representantes políticos y que seguro que podrían tener interés para muchos otros. Y de paso poder comprobar el posicionamiento ante un determinado problema o cuestión de cada representante político. Aunque con la disciplina de partidos en España pocas diferencias podríamos encontrar.
  4. Publicación de informes. Nuestros representantes políticos se gastan mucho dinero en la elaboración de informes y documentación. En principio es un material necesario para poder adoptar las decisiones correctas. Estos informes y documentación debería  ser públicos y accesibles.
  5. Publicación de todos los ingresos recibidos por su actividad. Tanto los salarios oficiales recibidos desde su institución, como todas aquellas dietas y compensaciones recibidas por el puesto sobrevenido en otras organizaciones. En muchas ocasiones los sueldos oficiales de muchos políticos son sólo una parte del total que perciben por su desempeño. Deberían estar publicados estos datos desde su toma de posesión del cargo y de manera constante.

Por supuesto que estos puntos deberían aplicarse no sólo a diputados, senadores y miembros del gobierno central o de las diferentes CCAA. También deberían estar sujetos a estos puntos desde el primer representante político hasta el último, pasando por concejales, miembros de diputaciones provinciales, alcaldes, miembros de designación directa en instituciones o empresas públicas, etc.

Vía Sunlight Foundation