Hablemos o, mejor dicho, contestemos

JAIME MIGUEL. Hace ya años me enseñaron que, en la empresa, una queja de un cliente es un regalo. Debo reconocer que tal afirmación me sorprendió, quizá porque no miraba desde el prisma de la empresa, sino que lo hacía desde el del cliente. Continue Reading →