Comunicar los servicios digitales, una obsesión de la Administración Pública

Hace 50 años la gente pagaba en metálico sus recibos de los suministros e impuestos en las oficinas de cobro o recaudación. Ya existían los bancos pero costó décadas que la gente domiciliara sus recibos, incluso se tuvieron que hacer descuentos para alcanzar tal proeza y ganarse la confianza de sus clientes.