Soy nativo digital, ¿para qué formarme en Redes Sociales?

JAIME MIGUEL. “Utilizo las Redes Sociales todos los días, no necesito aprender como se usan”. En este artículo argumentamos que es necesaria una formación específica en Redes Sociales aunque creamos que no sea así. Continue Reading →

Más deseos para la Educación

En el ejercicio de temas que Carlos Benetó me dice que le gustaría para la educación del futuro, he escogido 3 que tienen que ver con la propia elección por parte del alumno y con la adaptación del currículo a las necesidades reales del alumno.

Dice Benetó:

-Me gustaría que hubiese una asignatura optativa desde que entrásemos al instituto que tuviese que ver con la carrera que pensábamos optar para facilitar más tarde los estudios en esta

-Me gustaría que como mínimo 1 de cada 5 actividades fuera del centro las escogiesen los alumnos.

-Me gustaría que la educación física fuese distinta para cada alumno, basándose en sus capacidades físicas y su fisionomía, preparándolo para el deporte que más se le adapte.

Es cierto que los alumnos tienen pocas opciones de escoger asignaturas para ir especializando sus conocimientos, por otro lado, en el momento en que ya pueden escoger la especialización las posibilidades son tantas que la elección se hace difícil.

En realidad, dice Benetó que desde el momento en que se entra en el Instituto y esto es primero de ESO (12 años) se decida ya que es lo que se quiere estudiar a posteriori (18 años) y que por lo tanto 6 años antes, cada chico tenga decidido hacia donde van a ir sus intereses futuros. A mi me parece precipitado y seguramente a las autoridades académicas también, ya que no ofrecen esa posibilidad.

Lo único que escogen los chavales es cual es el segundo idioma que desean, ya que desde muchos años antes, sus padres escogieron el primer idioma.

La propuesta de Benetó da que pensar. Si alguien tiene claro lo que quiere, ¿Por qué no se lo vas a dar? y si no lo tiene claro ¿Puede ser muy precipitado?, por eso Benetó hace propuestas en el sentido de que cada uno pueda ir escogiendo e incluso de que las materias se adapten a cada alumno, es decir en lugar de café para todos, mejor un menú de opciones o su propuesta más Sovietica todavía que la educación se adapte a las características de cada uno.

Deseos para la Educación del futuro (1)

Ya hablé en otra ocasión en este blog sobre Carlos Benetó, él es un chico de entre 15-16 años, que aunque yo no conocía personalmente, tenía referencias de él, a través de Atalanta y también de Juanfer y Sabina, él mantiene 4 blogs, que yo sepa, uno sobre sus temas cotidianos (Los viajes de Ulises), otro sobre libros antiguos y extraños (Una semana, un libro), otro sobre metereología (MeteoVLC) y otro sobre instrumentos musicales (del que he perdido el enlace).

Como ya he dicho, no le conocía personalmente, pero a finales del mes de junio cuando me solicito amistad en Facebook, sabía quien erá y por eso le acepté (aunque la verdad acepto a todo el que me lo pide). A las pocas horas, después de aceptarle la amistad y dado que Carlos ya tenía un canal abierto para comunicar conmigo, Carlos me envió un mail donde me explicaba las cosas que estaba haciendo con google scretcht, así me paso unas demostraciones donde había diseñado y reconstruido un antiguo faro de Valencia y un antiguo edificio, que además había situado en google maps en Valencia, en su ubicación original, Carlos me explico que quería comprarse una bicicleta y que estaba intentando hacer pequeños ‘trabajillos’ veraniegos, para recolectar el dinero que necesitaba para su actual capricho, él me pedía que si conocía a alguien que pudiese interesarle y dado que sabía a que me dedicaba yo, que le ayudase a conseguir su sueño.

Estuve pensando sobre el tema y tuve dudas, un chaval de quince años no puede trabajar, mantener una relación con un menor no lo veía claro (de bastantes cosas que no he hecho me han acusado, como para no ir con cuidado con estas cosas), así y aunque me planteé todas las opciones negativas, finalmente le escribí a Carlos y le ofrecí que le compraba una colección de 1.000 fotos adhoc (yo sabia por sus blogs que es un estupendo fotógrafo), 3 vídeos y una redacción que podría realizar durante el verano. Le puse precio a la compra, tan barato que me da vergüenza hasta escribirlo y con 2 condiciones: a) La mitad del dinero era variable, en función de que el trabajo me gustase y b) No debíamos vernos, ni mantener más contacto, es decir, se tenía que buscar la vida solo, nos veríamos el día 31 de julio y él me entregaría los trabajos y yo le pagaría la cantidad pactada.

Así paso el verano y Carlos se puso manos a la obra, fue haciendo fotos y se puso a trabajar sobre el tema que le pedí en la redacción: ¿Cómo crees tú que debería ser o te gustaria que fuese la educación del futuro?

Y el día señalado llegó, nos citamos por correo y quedamos en una horchatería, él vendría con su pen drive y yo me llevaría un portátil para cargar el material.

La sensación fue extraña, supongo que para los 2, ¿Qué hacía yo sentado en una horchatería con un chico de 15 años hablando sobre la educación del futuro? y supongo que para él también era extraño estar sentado con el padre de una chicas que podrían ir a su clase. Así que la entrevista fue breve y creo que incluso decepcionante, seguramente para los 2.

Él me entrego una colección de 467 fotos, no había cumplido con el encargo que eran 1.000, pero yo ya era consciente de que 1.000 fotos, son muchas fotos y ya me anunció por mail que no las traía todas y le dije que me daba igual, que con 467 fotos, yo daba el trabajo por más que suficiente.

Las fotos me parecieron de una calidad más que aceptable, algunas de ellas incluso me parecieron muy buenas. Si alguién tiene curiosidad, puede juzgar por él mismo.

Él me comentó que le sabía mal darme algunas de ellas, ya que le parecían realmente muy buenas, “¿Pero cual es el problema Carlos?” le replique yo, “todas las fotos que me has dado pasan a ser copyleft, así que puede coger y usar las que quieras, mi intención no es quedármelas yo, las fotos pasan a ser libres, las puede usar quien quiera” Note extrañeza en que le comprase fotos y que luego las trasladase a la comunidad, algo así como que no lo acababa de entender, aunque por otro lado se alegraba de poder usarlas.

Los 3 vídeos que le pedí, me dijo que no había podido hacerlos, así que le dije que no pasaba nada que tenía todo el año para hacerlos, que los hiciese y que cuando los tuviese me los fuese enviando.

Y por fin, llegamos a la parte más interesante del trabajo: la redacción. Él me entregó un word y empecé a leerlo en voz alta, mientras avanzábamos en la redacción, que se había transformado en una serie de frases (tipo bullets), el buscaba mi aprobación a cada una de ellas, aunque supongo que no encontró en mi mucha aprobación, ya que al final me preguntó si eso era lo que esperaba o no, y yo no le respondí, porque le dije que suponía que sí, y porque perdimos mucho tiempo en una de las frases, que a mi me pareció tan primaria, que no entendí muy bien como podía ser que me hubiese puesto algo así.

A la pregunta, ¿Cómo crees tú que debería ser o te gustaría que fuese la educación del futuro?, en una de las frase que Carlos me entrega dice textualmente: “Me gustaría que cada aula tuviese un cuarto de aseo incorporado”, le pregunte a Carlos: si realmente, él pensaba que incorporar un lavabo en un aula era trascendental para la educación del futuro y él reafirmo que sí y me explico que en su Instituto (público), los lavabos están cerrados con llave, que si tienes necesidad de ir, tienes que pedir permiso al profesor, para luego solicitar que te lo abran. La verdad, es que yo me quedaba traspuesto en la importancia que le daba al lavabo y la trascendencia que él le concedía.

Al regresar a casa, le pregunte a Atalanta sobre el tema de los lavabos en su Instituto y ella me confirmo la historia, con detalles de los actos vandálicos que se venían sucediendo y la dramática decisión que se tuvo que tomar, por no poder soportar más los costes del vandalismo y las fechorías que allí se cometían.

Supongo que al ver esta variable, que a mi jamás se me hubiese pasado por la cabeza, en tercer lugar en la lista de deseos de Carlos para arreglar la educación del futuro, condicionó el resultado de la lectura.

Así que una vez pasado el tiempo, he vuelto a leer la lista de “me gustaría …” que Carlos escribió. Los he vuelto a leer con una actitud positiva, con una capacidad empática acentuada, como para poder entender porque un chico de 15 años escribe esos “me gustarían …” y con el fin de intentar aprender cosas nuevas. De esta forma, con la relectura y con esta nueva actitud, he descubierto en el escrito de Carlos verdaderas joyas y me he planteado escribir una serie con cada una de ellas analizándolas en profundidad e intentando aprender al máximo con su análisis, incluida la petición de lavabos en las aulas.

Y alguien se preguntará, si Carlos consiguió o no el importe variable, así que la respuesta es si, Carlos consiguió su bonus, quizás su primer bonus. Le entregue el 100 % de la cantidad pactada y espero que ya tenga y haya podido disfrutar su bicicleta o al menos, que este cerca de conseguirla.

University of the people (II)

La idea de la University of the people, me hace pensar y reflexionar sobre el modelo que propone.

Su objetivo es hacer llegar educación de calidad de forma gratuita a las personas que de otra forma no podrían tener acceso a ella.

La idea es conseguir un grupo de voluntarios de todo el mundo que sean profesores en otras Universidades, así como profesionales de la empresa, administradores, bibliotecarios, programadores, economistas y educadores. Ellos buscan personas que compartan la creencia de que  todas las personas deben tener la oportunidad de cambiar sus vidas y contribuir a la comunidad incrementando la prosperidad de esas personas y por lo tanto del planeta.

La idea es si hay personas dispuestas a subir videos que otros pueden ver en youtube, o hay personas que están dispuestas a alimentar la enciclopedía wikipedia, ¿Por qué no van a haber personas dispuestas a enseñar al que no sabe?

El modelo es novedoso, muy ambicioso realmente  positivo y habrá que ver cual es el sistema que pretender utilizar para captar esos profesores voluntarios, totalmente necesario, para que el sistema funcione.

Querer aprender

Tengo una amiga que su trabajo consiste en ayudar a superar miserias, hablando con ella de tonterías y de la famosa hipótesis, de que harías tu si te tocase la lotería (queda claro que primero hay que comprarla), ella insistía en que se dedicaría a estudiar y asistir a conferencias. Supongo que ella quiere ser más sabía.

Formarse, aprender, recibir más conocimiento es algo que se sitúa normalmente al principio de nuestros días y que sin embargo, se anhela cuando empieza el declive.

Es raro ver a un joven que quiere aprender, en algunos casos se tiene clara la obligación de hacerlo, pero anhelar el aprendizaje, desear aprender de los demás es algo que esta reservado a unos pocos.

Motivación, deseo, humildad y tiempo de dedicación son fundamentales ingredientes para el deseo de aprender. Si uno no está suficientemente motivado cualquier intento de dedicarse a aprender algo puede ser infructuoso. Sin el deseo expreso de querer hacerlo, tampoco sirve de nada, no es lo mismo ir, hacer, ejercer por obligación que por devoción. Sin humildad es también imposible aprender, el que cree que lo sabe todo, el que va a las conferencias y cursos con espíritu critico, a ver que dicen los otros, a examinar al profesor difícilmente aprenderá lo mismo que el que va con ansias de absorber todo lo que allí se diga y por último el tiempo, el tiempo es una cuestión de prioridad, que va delante de que, cuando es más importante la familia, el trabajo, el ocio que la formación, está quedará en un segundo plano, relegada sin tiempo para ella.

Así las cosas, mi amiga tiene motivación, lo desea, le sobra humildad y sin embargo la pobre tiene que ir a trabajar todos los días para poder ganarse el pan con el sudor de su frente, así que le deseo que le toque la lotería, para ello deberá empezar a comprar números y que tenga la suerte de conseguirlo.